jueves, 3 de noviembre de 2011

EL BEBE PREMATURO

¿Qué es un bebé es prematuro?
Un bebé prematuro es el que nace antes de las 37 semanas de gestación como consecuencia de un parto prematuro. Representa de un 8% a un 12% de todos los nacimientos.

¿Cuáles son los problemas de un bebé prematuro?
Los problemas de este bebé se centran en la dificultad para adaptarse al medio extrauterino por su inmadurez y su bajo peso.
Es importante conocer que el bebé experimenta su mayor crecimiento en las últimas 8 semanas de embarazo. En las primeras 32 semanas se adquiere 1/3 del peso total y en las últimas 8 semanas los 2/3 restantes. Lo mismo ocurre con la maduración de los órganos fetales, siendo necesarias las últimas 8 semanas de la gestación, para completar la maduración de todos los sistemas fetales para garantizar su autonomía extrauterina.
Cuanto más pequeño e inmaduro, mayores son los riesgos de enfermedades del bebé. Los sistemas respiratorio, nervioso, digestivo, renal, inmunológico y la visión pueden estar comprometidos.
El sistema respiratorio es uno de los más afectados. Los pulmones, para poder funcionar correctamente y realizar el intercambio de oxígeno hacia los tejidos del bebé, necesitan una sustancia llamada surfactante, que impide el colapso de los alvéolos pulmonares. El bebé prematuro tiene poco surfactante y esto le impide llenar sus pulmones con el aire ambiental. A este problema se lo denomina síndrome de membrana hialina. Básicamente el bebé no puede expandir sus pulmones y respirar por sí solo. Se le debe administrar surfactante artificial y soporte respiratorio con aparatos especiales.

¿Cómo es el aspecto de un bebé prematuro?
El aspecto físico de los bebés prematuros es característico. Presentan una cabeza grande, desproporcionada con respecto a las extremidades, tienen una piel muy fina y brillante que transparenta las venas y arterias superficiales, la masa muscular es pobre, con las palmas de las manos y plantas de los pies enrojecidos y con pocos surcos. Los genitales están poco desarrollados con los testículos todavía sin descender hacia el escroto y en las niñas, los labios mayores no cubren a los menores.

¿Se puede cuidar a un bebé prematuro en el hogar?
El cuidado posterior al nacimiento no puede realizarse en casa ya que necesitan atención especializada, brindada por personal entrenado, y vivir en una cunita particular llamada incubadora. La incubadora es el útero transitorio del bebé que lo mantiene con el calor necesario (tiene una temperatura constante de 30 grados y una humedad de 80-90%).

¿Cómo se alimenta el bebé prematuro ?
El alimento ideal es la leche materna, preparada para aportarle al bebé los elementos nutritivos y anticuerpos que todavía no puede generar.
La tendencia mundial es que la alimentación comience lo antes posible. Por lo general el bebé no tiene la fuerza necesaria para succionar y debe ser alimentado por un tubito llamado sonda naso-gástrica que se acopla a una jeringa que contiene leche materna extraída con un sacaleche.

¿Cómo crece el bebé prematuro?
Los bebés prematuros tienen una curva de ascenso de peso más lenta que un bebé de término debido a que ingieren cantidades muy pequeñas de leche. Se comienza con un centímetro cúbico cada vez.
Más importante que el aumento del peso, es valorar el tono muscular, estado de alerta, y respuesta a distintos estímulos. Los padres deben ser pacientes, los bebés prematuros son especiales y tienen su propio ritmo de adaptación.

¿Cómo pueden ayudar los padres al bebé prematuro?
Haciendo lo más importante para estimularlo, demostrándole su amor, acompañándolo, acariciarlo, hablarle y que perciba su presencia con todos los sentidos.

¿Cuándo se da de alta a un bebé prematuro?
Cuando el bebé puede respirar sin ayuda y llega a un peso adecuado, no necesita del calor de la incubadora, puede alimentarse por succión y si no existen otros problemas, estará en condiciones para darle el alta.

¿Cómo se debe preparar el hogar para recibirlo?
En casa hay que extremar las medidas de higiene, evitar cambios bruscos de temperatura, vigilar la alimentación y el peso y además evitar el contacto con mucha gente, que puede ser portadora de gérmenes que afecten al bebé.


Clasificando a los bebés prematuros

Mientras más tiempo pase el bebé en el vientre de la madre, más posibilidades de vivir tiene.

Bebé prematuro extremo
En la siguiente nota conoceremos los 2 tipos de bebes prematuros:

Los bebes prematuros extremos son los que nacen entre la semana 26 y 29. Estos bebés generalmente pesan entre 750 y 1600 gramos y miden entre 30.5 y 43.2 centímetros. Para estos bebés la tasa de sobrevivencia es variable: aquéllos nacidos en la semana 26 y que pesan cerca de 1.000 gramos tienen de 90 a 95% de posibilidades. Los que nacen en la semana 28 a 29 tienen hasta 98%.

Se les llama bebés microprematuros porque nacen antes de la semana 26 de gestación, y generalmente pesan menos de 750 gramos y miden menos de 30 centímetros. Estos bebés tienen el 50% de posibilidades de sobrevivir y requieren una serie de medidas para su desarrollo.

Menos del 5% de los bebes prematuros caen dentro de este grupo, pero los que nacen antes de la semana 25 tienen menos probabilidades de sobrevivir.

Por eso, mientras más tiempo pasa el bebé en el vientre de la madre, más posibilidades de vivir tiene.

Lactancia en bebés prematuros


Un bebé prematuro necesita más cuidados y una atención más especial que un bebé que ha nacido al cabo de los 9 meses de gestación y se ha desarrollado completamente. Los cuidados afectan también a la lactancia, pues en estos casos, la madre produce una leche con propiedades especiales.
Un bebé prematuro necesita más cuidados y una atención más especial que un bebé que ha nacido al cabo de los 9 meses de gestación y se ha desarrollado completamente. Los cuidados afectan también a la lactancia, pues en estos casos, la madre produce una leche con propiedades especiales. Es lo que se conoce como leche del pretérmino.



Las mamás que tienen un parto prematuro producen durante un mes un tipo de leche con una composición distinta. Esta leche tiene características especiales precisamente para adaptarse completamente a las necesidades de lactancia del recién nacido prematuro.

Por ejemplo, la leche del pretérmino tiene mayor contenido en grasas, proteínas, calorías y cloruro sódico. Pero por el contrario, tiene una concentración menor de lactosa y vitamina C. El hecho de que la leche que produce la madre que ha dado a luz a un bebé prematuro tenga propiedades especiales es el motivo por el que el niño no puede alimentarse de leche de banco. Por lo general, los bebés prematuros necesitan también suplementos de calcio, fosfatos, hierro, ácido fólico y proteínas.


ESTIMULACION TEMPRANA DEL PREMATURO
“La importancia de estimular los sentidos del bebé”

Son diversos los factores que influyen en el crecimiento de un niño. Se trata de factores genéticos, hormonales, nutricionales y afectivos. Si bien es cierto que a lo largo de la infancia los chicos desarrollan naturalmente todos los sentidos, los padres pueden hacer que esta tarea sea más productiva a través de una estimulación progresiva. Uno de los placeres más grande de cualquier padre es ver cómo su hijo descubre el mundo que lo rodea a través de sus sentidos. Se trata simplemente de compartir su felicidad cuando ve un perro, su alegría cuando escucha música, sus gestos cuando algo no le gusta, su placer al probar algo sabroso y su respuesta cariñosa cuando sus padres lo abrazan.
Pero para que estas alegrías se manifiesten, el niño necesita, antes que cualquier otra cosa, ser querido.
Los recién nacidos llegan al mundo con sus cinco sentidos listos para absorber el bombardeo de estímulos que irán recibiendo a lo largo de sus vida.
Si bien las capacidades sensoriales de los bebés se desarrollan naturalmente, los padres pueden hacer muchas cosas para ayudarlos en esta tarea.

VISTA:
Hace mucho tiempo, los padres y expertos en desarrollo infantil pensaban que los recién nacidos podían ver normalmente. En realidad, los chicos pueden ver, desde el momento en que nacen, pero en forma borrosa, porque el lente en el ojo del recién nacido no se ajusta para enfocar los objetos a diferentes distancias. Es por esta razón que el enfoque de sus ojos va de los 20 a los 40 centímetros frente a él, que es precisamente la distancia que hay entre el bebé y el rostro de los padres cuando lo tienen en brazos.

AUDICIÓN:
Los recién nacidos escuchan sorprendentemente bien al nacer y los atrae sobre todo las voces de tonos altos.
A los cuatro meses el bebé se volverá más sensible al tono de voz, a los seis comenzará con el proceso de desarrollo del habla, a los 8 meses reconocerá el nombre de las personas que lo rodean y a los 10 meses comprenderá el significado de la temida palabra “no”.
Después de los primeros 18 meses de vida comenzará a aprender palabras nuevas a un ritmo sorprendente. A los 3 años ya manejará la mayoría de las palabras que utilizará en el futuro en una conversación cotidiana.

GUSTO:
Los bebés nacen con la capacidad para diferenciar gustos dulces, agrios, amargos y salados.
Es por esta razón que los pediatras recomiendan exponer a los chicos a tantos alimentos nuevos como sea posible para desarrollar el gusto por completo a través de una dieta equilibrada.

OLFATO:
Este sentido está muy bien desarrollado en los recién nacidos. Un estudio de la Universidad de California confirmó que pueden distinguir entre diferentes aromas y aprender respuestas complejas al aroma en las primeras 48 horas de vida.

TACTO:
Este es el sentido más importante para los bebés. Los recién nacidos necesitan ser tocados, acariciados y abrazados para sentir el cariño de quienes los rodean.
Durante los 6 meses iniciales de la vida, los bebés aprenden a golpear objetos, después a tomarlos y finalmente a manipularlos. Los sonajeros y los animales suaves de pelo son buenos juguetes para el desarrollo del tacto.
Para estimular la motricidad es importante que los bebés conozcan las diferentes texturas de los objetos que los rodean.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...