sábado, 3 de diciembre de 2011

EJERCICIOS DE IMITACIÓN

Imitación motora gruesa:

Cuando los niños adquieren la habilidad de imitar el cambio reflejado en ellos es enorme: empiezan a ser mas sociables al imitar los roles de los demás, el lenguaje regularmente se incrementa y algunos de ellos empiezan a mostrar nuevas habilidades. La imitación es la base del aprendizaje.
Nosotros comenzamos a hacer estos ejercicios sentados frente a frente en una mesa. Más adelante los haríamos en suelo.
Se hace una acción (por ejemplo “dar palmas”) y de inmediato se da la orden “hazlo tú”. El niño tiene que imitar esa acción (por eso no se le da la orden verbal “da palmas”). Cada vez que el niño lo hace bien, con o sin ayuda, recibe su recompensa: un trocito de algo que le guste, una caricia y un “Bravo, qué bien lo haces, das palmas”. En el caso de que el niño no repita la acción, pues se le cogen las manitas y se le ayuda a hacer el gesto.
En cada sesión se trabajan tres ejercicios, y cada uno se repite cinco veces. En sesiones posteriores se pasará a un nuevo ejercicio cuando el niño domine el anterior.
- Dar palmas
- Dar palmas sobre las piernas
- Levantar los brazos
- Extender los brazos hacia los lados
- Tocarse la barriga
- Sacudir la cabeza
- Hacer adiós con la manita
- Frotar las manos
- Palmear sobre la cabeza
- Hacer el puño
- Señalar con el índice
- Hacer el gesto de “sí”
- Cruzar los brazos sobre el pecho
- Abrazarse
- Tocarse la nariz (y las diferentes partes de la cara)
- Rascarse la cabeza
- Cubrirse la boca con las manos
- Inclinar la cabeza hacia adelante
- Ponerse de pie / sentarse
- Ponerse en cuclillas
- Ejercicios de praxias –los veremos con detalle más adelante-: Abrir mucho la boca, Sacar la lengua, Brrrrrr como un caballo, labios como en beso, etc.

Para mantener su atención, nosotros hacíamos pompas de jabón. Asimismo colocábamos encima de la mesa de trabajo elementos que le gustasen mucho: trompo, matasuegras, tren, molinillo con luces. Y jugábamos juntos con ellos como recompensa también.

La imitación motora gruesa se irá combinando con ejercicios de imitación con objetos y con juguetes.

La mecánica de trabajo es la misma. Sentados frente a frente, se hace una acción y se da la orden “ahora tú”. El niño tiene que repetir la misma acción. En el caso de que no la haga por sí mismo, se le ayuda cogiéndole las manitas.

- Meter 3 objetos en una cajita
- Meter un objeto pequeño en otro más grande
- Introducir anillas en un palito vertical
- Golpear dos tapas de una cacerola
- Golpear una cacerola con un palito (o tocar un tambor)
- Hacer una culebrilla con la plastilina
- Hacer una bolita con la plastilina
- Hacer un torre de 3 ó más piezas con el Lego (luego se pueden ir complicando con otras construcciones)
- Apretar un juguete de los que suenan
- Hacer rodar un coche
- Volar un avión
- Hacer rodar una pelotita sobre la mesa o sobre el suelo
- Lanzar una pelotita al contrario
- Peinarse
- Lavarse la carita con una esponja
- Lavarse las manos
- Cepillarse los dientes
- Limpiarse la nariz con un pañuelo
- Hacer que se duerme
- Darle de comer a una muñeca con una cucharita
- Meter a la muñeca en la cama
- Ponerse un sombrero
- Tocar una maraca (y otros instrumentos)
- Abrir un libro
- Pasar la página de un libro
- Abrir /cerrar una puerta
- Encender /apagar la luz
- Tirar un papel a la papelera
- Revolver en una taza con la cuchara
- Beber de una taza
- Comer con una cucharita (yogur, por ejemplo)
- Abrir/cerrar el tapón de una botella
- Echar agua de la botella en un vaso
- Empujar un carrito (se puede poner dentro una muñeca)
- Darle cuerda a un juguete con música
- Entrar y salir de una caja
- Pasar debajo de la mesa
- Arrugar papel
- Romper papel
- Etc.

Ejercicios de cruce: combinar la parte derecha con la izquierda. Fue bastante complicado conseguirlo, pero a base de practicar, muchos yogures y divertirnos llegó un nuevo éxito. Tras haber realizado los ejercicios que se proponen a continuación, Erik descubrió los conceptos “izquierda” y “derecha” y empezó a tener también mayor conciencia y control de las partes de su cuerpo.

Un truco para tener en cuenta: Como estos ejercicios van presentando cada vez más complicación, es bueno comenzar con ejercicios que el niño ya domine para ir “calentando” antes de introducir uno nuevo. Por ejemplo, el vídeo muestra cómo antes de pasar a un cruce practicamos otras imitaciones que Erik ya sabía hacer.
Si el niño no es capaz de hacerlo por sí mismo al principio, le ayudaremos nosotros.

Bloque de ejercicios 1: Imitación exacta. Con estos ejercicios el niño irá adquiriendo cada vez más conciencia de las partes de su cuerpo y se va introduciendo el concepto de “lateralidad” (tenemos una parte derecha y una parte izquierda).

Orden: “(nombre del niño), hazlo tú”
El niño tiene que imitar exactamente. Captar antes su atención y provocar el contacto visual.

1. Levantar brazo izquierdo
2. Levantar los dos brazos
3. Levantar brazo derecho
4. Hacer el gesto de señalar con mano derecha
5. Hacer adiós con la mano derecha
6. Hacer adiós con la mano izquierda
7. Colocar las dos manos sobre la tripa
8. Colocar la mano derecha sobre la tripa
9. Colocar la mano izquierda sobre la tripa
10. Dar palmas una vez
11. Dar palmas dos veces
12. Patalear una vez con el pie derecho
13. Patalear una vez con el pie izquierdo
14. Patalear dos veces pie derecho
15. Patalear dos veces pie izquierdo
16. Patalear una vez los dos pies
17. Patalear dos veces los dos pies
18. Colocar el pulgar en la barbilla
19. Estrecharse las dos manos (a uno mismo)

Bloque de ejercicios 2. Imitación exacta. Serie de dos ejercicios en los que se combina imitación motricidad gruesa e imitación con objetos.

Orden: “(nombre del niño) ahora tú”

1. Palmear, colocar el puño sobre la mesa
2. Beber de una taza, colocar la palma de la mano sobre la mesa
3. Tocarse la nariz, patalear el suelo con el pie
4. Taparse los ojos, levantar los brazos
5. Saltar una vez, girar.
6. Etcétera.

Bloque de ejercicios 3. Imitación exacta. Serie de tres ejercicios en los que se combina imitación motricidad fina, imitación motricidad gruesa e imitación con objetos.

Orden: “(nombre del niño), hazlo tú”

1. Palmear, golpear la mesa con el puño, tocarse la nariz
2. Patalear, levantar los brazos, colocar manos sobre la tripa
3. Colocarse el tlf. en la oreja, beber de la taza, golpear la mesa con el puño
4. Hacer adiós, dibujar una línea en un papel, colocarse la mano en la boca
5. Colocarse un sombrero, encender la luz, cerrar la puerta
6. Etcétera.

Bloque de ejercicios 4. Los cruces.
Orden. “(nombre del niño), hazlo tú”

1. Tocarse el hombro izquierdo con la mano derecha.
2. Tocarse el hombro derecho con la mano izquierda
3. Tocarse la rodilla izquierda con la mano derecha
4. Tocarse la rodilla derecha con la mano izquierda
5. Tocarse la oreja derecha con la mano izquierda
6. Tocarse la oreja izquierda con la mano derecha
7. Etcétera.

Bloque 5. Imitación de acciones representadas en fotos.
Hay que tener las fotos preparadas con las acciones que el niño tiene que imitar.

Nosotros hicimos muchas fotos en las que personas que Erik conocía realizaban la acción que él luego debía imitar. Levantas la foto a la altura de los ojos, la muestras al niño y das la orden: “(nombre del niño), hazlo tú”.

1. Levantar los brazos (foto de alguien con los brazos levantados)
2. Palmear
3. Tocarse la nariz
4. Tocarse la tripa con ambas manos
5. Mano sobre la cabeza
6. Peinarse
7. Pierna levantada
8. Telefonear
9. Y así todos los ejercicios que hemos ido practicando peviamente en imitación motora gruesa e imitación con objetos.

Imitación de modelos fotográficos:


Un ejercicio de imitación que realizamos con frecuencia fue presentar a Erik modelos fotografiados que él tenía que construir igual tras la orden “hazlo tú”. Hay muchísimas posibilidades. Es un juego que mejora la concentración y la atención, los mantiene muy entretenidos, y sigue fomentando la imitación.


Intención comunicativa: Ejercicios Imitar

Los ejercicios de imitación requieren que el niño esté atento a lo que la otra persona hace, y voluntad para realizar lo mismo, es un primer paso dentro de la comunicación. Son ejercicios sencillos y cortos, la dificultad de la tarea es mínima, si le resulta difícil imitar lo que estamos haciendo, elegimos un ejercicio de imitación a un nivel más sencillo, ya que lo que nos interesa es que participe en las acciones que le proponemos





Ejercicios

1- Ponemos en la mesa de trabajo una lámina con colores, decimos:

- Señala el mismo color que estoy señalando

Esperamos que responda y anotamos como siempre la respuesta que da el paciente, el niño en este caso.

Si el niño no señala con la mano, pero mira el color que hemos señalado, repetimos el ejercicio para intentar que se comunique con el gesto de indicación (señalar con el índice, si no tiene dificultades motrices que se lo impidan)



Repetimos el ejercicio unas cuantas veces, tres o cuatro, con diferentes colores.


2- El mismo ejercicio anterior pero utilizando formas. Círculo, cuadrado, triángulo, para niños pequeños de 4 a 5 años, y para niños de 6 a 7 años, podemos añadir más formas geométricas y mezclarlas con colores: cuadrado rojo, cuadrado azul, cuadrado blanco, círculo rojo…, para que la actividad en niños mayores sea más entretenida ya que si la tarea es muy sencilla la motivación es menor, al igual que si es muy compleja para su edad.


Observamos la respuesta y repetimos el ejercicio unas cuantas veces


3- El mismo ejercicio que el anterior señalando números o letras o palabras, si los niños leen pueden señalar la misma palabra en su lámina que señalamos nosotros, si todavía no leen, no añadimos palabras.

Observamos y anotamos la respuesta y repetimos el ejercicio varias veces

Este tipo de ejercicios son sencillos y convenientes para niños menores de seis años.

4- Imitar gestos

Ponemos las manos sobre la mesa y le decimos: Pon las manos como las mías

Empezamos con posturas sencillas de las manos, para que no tenga dificultad y vamos cambiando a mayor dificultad siguiendo la siguiente secuencia:

- Manos abiertas

- Manos cerradas (puños sobre la mesa)

- Una mano abierta, la otra mano cerrada

- El dedo pulgar dentro de las manos

- Un dedo pulgar dentro de la mano y el otro pulgar fuera

- El dedo meñique y el anular doblados, los tres dedos restantes fuera

- Una mano en la cabeza y la otra en el pecho, después la mano de la cabeza en el pecho, y la del pecho en la cabeza

Estas actividades pueden parecer sencillas pero para niños de cuatro años no son tan sencillas, para algunos son bastante difíciles, en cambio entre los cinco y seis van adquiriendo mayor habilidad motriz fina y les resulta más sencillo imitar gestos de la mano.

Observamos y anotamos cada una de las respuestas de niño para valorar la imitación, no tanto la correcta imitación, ya que en este caso depende de las habilidades motrices y no es lo que estamos valorando en este momento.

5- Imitaciones de gestos de la cara rápidos:

- Cerramos y abrimos los ojos. Observamos si lo hace

- Fruncimos el ceño

- Sacamos la lengua
- Nos relamemos con la lengua

- Nos relamemos con la lengua sólo el labio de arriba

- Nos relamemos con la lengua sólo el labio inferior

- Fruncimos la nariz

- Hinchamos los mofletes

- Escondemos los labios llevándolos hacia dentro de la boca
- Sonreímos y abrimos mucho los ojos

- Sonreímos y ladeamos la cabeza como diciendo: no, no
- Ponemos cara seria

- Ponemos cara de enfado

- Ponemos cara de estar contentos

La imitación de gestos faciales, de la cara, les suele resultar agradable y divertida en general, algunos de los niños que tienen problemas de lenguaje y comunicación utilizan poco los gestos para expresarse, y puede que a algunos les cueste, pero en general es un ejercicio que les gusta a partir de los 4 años, a partir de los 7 años les gusta menos, les divierte menos.

Observamos y anotamos la intención de imitarnos

6- Imitación de garabatos o figuras

Le damos un papel al niño y le decimos, haz lo que hago. Seguimos la secuencia siguiente de dificultad:

- Una raya, dos rayas, tres rayas. Horizontales y verticale

- Una raya corta, una raya larga

- Dos rayas cruzadas, en forma de aspa o de X

- Una raya, un punto, una raya (una secuencia sencilla de figuras)

- Un círculo de tamaño normal, como una moneda de 50 céntimos de euro. Un círculo, más grande, un círculo más pequeño que el primero.

- Un círculo muy pequeño, casi un punto, otro círculo pequeño, un punto

- Un triángulo y dentro un cuadrado, este ejercicio es para niños a apartir de los seis años, por la dificultad de las figuras

- Un triángulo y arriba un círculo, a partir de los 6 años

- Un círculo de tamaño normal con un trazado recortado, con líneas que se juntan y forman un círcul

- Un triángulo con un vértice abierto

- Un triángulo y dos triángulos dentro


Son muchas las figuras o garabatos que podemos hacer, para niños pequeños figuras sencillas, para niños mayores de 6 ó 7 años figuras complejas.

Si no tienen dificultades en la motricidad fina ni en el reconocimiento de figuras y el grafismo, este tipo de ejercicios les gusta ya que les suele divertir.

El núcleo de este tipo de actividades de Imitación es imitar, hacer lo que hace el otro, por lo tanto se pueden hacer muchas actividades diferentes. Si el niño quiere que le imitemos, podemos hacerlo es una forma de entrar en actividades conjuntas de intercambio y es un signo positivo o indicador positivo de comunicación.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...