jueves, 20 de septiembre de 2012

ACTIVIDADES PARA NIÑOS CON CEGUERA




 1.     Conocer nombres, funciones y utilidades de las partes del cuerpo.

Los niños y niñas se sitúan en semicírculo alrededor del profesor/a sentados o de pie.  El profesor/a va nombrando distintas partes del cuerpo y los niños/as deben tocarse la parte del cuerpo citada, tan rápidamente como puedan.  Pero en lugar de tocarse simplemente, deben simular que se la lavan o rascan, por ejemplo, lavarse el pelo, o rascarse los dedos de los pies.

2.     Reconocer e identificar el entorno próximo

La actividad se realizará en un aula no muy grande y poco equipada, para empezar.  Se pondrá una cuerda desde un extremo del aula hasta el otro extremo.  Esta cuerda irá uniendo todos los posibles obstáculos que puedan tener los niños ciegos, de manera que progresivamente vayan reconociendo su espacio.  Para tomarlo como un juego y no como una actividad aburrida, se pondrá una música que variará de ritmo según si encuentran objetos, que será más lenta o si no encuentran nada que será más rápida.  Los niños no podrán separarse de la cuerda y deberán llevar siempre el mismo orden.

3.     Desarrollar el control y dominio de la postura

Esta actividad se realizará en grupos de dos.  Los niños/as se sitúan enfrentados, a una distancia no superior a medio metro y tocando cada uno el hombro de su  compañero ligeramente.  La disposición en el espacio será de tres o cuatro parejas máximo en cada fila, para que el profesor/a los pueda controlar a todos, y en caso de que alguno pierda el control o la orientación asistirlo.  El profesor/a dará unas instrucciones muy fáciles a los niños, como son: 
-           Cada componente tendrá un número, uno será el “1” y otro e “2”, el profesor antes de dar una orden, dirá el número al que va dirigida.
-           Cuando el profesor/a de una palmada, el niño tendrá que agacharse, sin perder nunca el contacto táctil con su compañero
-          Cuando de dos palmadas, tiene que ponerse de rodillas.
-          Cuando  de tres palmadas, se pondrá de pie y en vez de tocarle el hombro al compañero, tocará sus pies, (de forma que la postura del niño irá siendo cada vez más complicada, ya que no puede perder el contacto con su compañero).
-          Y por último, cuando ponga una música, los niños se pondrán de pie, se cogerán de las manos y empezarán a saltar, bailar o lo que les apetezca, siempre sin perder el contacto.
Estas órdenes no tienen por qué seguir este orden, pueden alternarse del modo en que se quiera, pero siempre teniendo en cuenta su discapacidad.

4.     Controlar los distintos segmentos corporales y descubrir y afirmar la lateralidad

Un ejercicio adecuado para controlar los distintos segmentos corporales puede ser el juego de tocarse con la mano derecha la oreja izquierda y con la izquierda la nariz, y posteriormente viceversa, pero tiene que hacerse de forma continua.  Este ejercicio serviría para las extremidades superiores, y en cuanto a las inferiores, lo que se puede hacer es sentar al niño en una silla no muy alta, para que llegue con los pies al suelo y cruzar las piernas una vez por arriba, (primero con la derecha y luego con la izquierda) y otra vez por abajo.

5.     Fomentar la mejora del equilibrio

Dividir la clase en grupos de cinco o seis aproximadamente. Cada grupo forma un círculo, cogidos de las manos.  Se coloca un aro entre dos niños, los cuales están cogidos de la mano a través de éste, de modo que el aro queda colgando en sus brazos.  El objetivo del juego es pasarse el aro entre todos ellos sin soltarse las manos y pasando por dentro del aro.  Se podrán utilizar dos o tres aros a la vez para no tener que esperar tanto tiempo y hacer que el juego sea más activo.  Los aros deberán ser lo suficientemente grandes como para que los niños puedan pasar sin mucho problema.

6.     Desarrollar los sentidos auditivo y táctil

Se ponen todos los niños en fila, el profesor/a se pone en la cabeza de la fila, y orientado hacia los niños. La misión del profesor/a  en esta actividad será la de ir hacia derecha e izquierda de la fila y llamando a los niños.  A cada lado de la fila, habrá una serie de cajas que contendrán objetos como por ejemplo, unas gafas, una botella pequeña, un libro, un teléfono... El niño tendrá que llegar hasta las cajas y buscar en ellas el objeto que le diga el profesor.  Las cajas no contendrán más de cuatro o cinco objetos, ya que sino, sería muy difícil y aburrido para el niño. 

7.     Mejorar el control respiratorio

 Una serie de actividades interesantes y eficaces para mejorar el control respiratorio, pueden ser por ejemplo, darle a cada niño un globo, un silbato, decirles que simulen que están apagando las velas de su tarta de cumpleaños, que huelen una flor o un perfume y que huele muy bien, que respiren como cuando están llorando...  todas estas actividades fomentan de manera efectiva la respiración.   

8.     Realizar desplazamientos adecuándoles o ritmos sencillos

Para este tipo de habilidad se puede utilizar una actividad parecida a la nº 2,

9.     Disfrutar con el juego sin inhibiciones y con la presencia de los otros

Se divide a los niños/as en grupos de seis.  Éstos forman dos filas de tres y se colocan a cuatro patas muy juntos de manera que las espaldas queden horizontales como si fuera una mesa.  Colocamos una manta encima de sus espaldas.  Entonces, cada grupo deberá recorrer una distancia determinada muy lentamente, sin separarse y sin que se caiga la manta.  Para hacer la actividad más divertida, se puede recubrir la manta con belcro y mientras los compañeros pueden ponerles encima ositos de peluche, pelotas de pelo... de manera que al final del camino, los grupos se queden lo que han recibido.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...