sábado, 14 de abril de 2012

Ejercicios para trabajar el espacio y el tiempo

de CoSqUiLLiTaS eN La PaNzA, el Sábado, 14 de abril de 2012 a la(s) 13:56 ·

Ejercicios para trabajar el espacio y el tiempo

Experto en educación Los maestros de Infantil tenemos la sensación de no trabajar lo suficiente dos sentidos claves en la formación de los niños: el sentido de la orientación y el del discurrir temporal. Sabemos que es importante trabajarlo en el aula. Pero, ¿sabemos cómo? En primer lugar el sentido del espacio posiblemente sea uno de los grandes olvidados en los sistemas de aprendizaje. De hecho, acabada la Educación Infantil comienza una enseñanza muy verbalista, con predominio casi exclusivo de los símbolos verbales y matemáticos, lo que puede explicar las dificultades que tienen los jóvenes ante los tests de tipo espacial, la poca creatividad de diseño artístico-musical, la dificultad por generar imágenes mentales, gráficos y mapas, algunas dificultades en la resolución de problemas que requieren situarse espacialmente... etc.



Y sin embargo el hemisferio derecho, que procesa preferentemente la información de imágenes visuales del espacio en que nos movemos, tiene una importancia fundamental en algunos aspectos de creatividad, diseño, orientación y está presente en casi todos los aprendizajes complejos, como la lecto-escritura.



El procesamiento espacial se hace más bien en totalidades, en oposición al más analítico y secuencial del hemisferio izquierdo. El derecho es más intuitivo, en oposición al lógico-deductivo, memoriza mejor las imágenes, frente a la palabra, es el aquí y ahora del espacio frente al secuencial del tiempo, es más geométrico frente a aritmético, más icónico que ideativo, ligado al inconsciente más que a la consciencia.



Por ello es absolutamente necesario, en aras de una mejor activación de las potencialidades humanas, el ejercitar más nuestros sistemas de relaciones espaciales y de respetar más al alumno que tiene especiales habilidades en este sentido. Hay muchos niños calificados de malos estudiantes porque procesan mejor la información espacial, intuitiva, globalizadamente, manualmente en movimientos dirigidos a un cambio en el espacio, pero que tienen grandes dificultades para verbalizar sus pensamientos, para analizar los pasos sucesivos de unos razonamientos, para producir movimientos finos de la mano tendente a hacer tareas repetitivas.



Un simple reconocimiento de las otras habilidades de estos niños y de su valor en su desarrollo futuro y de cara a muchas actividades profesionales, bastaría para integrarles adecuadamente en el sistema escolar.La orientación es un sistema de relaciones espaciales en el que es preciso reconocer los puntos de referencia claves para cambiar con respecto a él todo este sistema. Y los puntos de referencia claves están primero en el propio cuerpo en el que ya se presupone un esquema adecuado, y segundo en los puntos cardinales. Pueden asimismo existir otros puntos de referencia, por ejemplo, para orientarse en un mapa, en las calles de la ciudad y que pueden ser señales para en último término apoyarse en los dos puntos de referencia claves.



La noción de tiempo es muy posterior a la noción de espacio, de hecho los conceptos temporales aparecen más tarde que los de espacio-cantidad. También los niños desarrollan una mayor cantidad de conceptos para describir y orientarse en el espacio que en el tiempo. El tiempo es una experiencia que se sufre más inconscientemente y al mismo tiempo está más íntimamente relacionada con el lenguaje, mientras el espacio puede ser mejor descrito, más manejable, en tiempo presente.



Esta mayor relación con el lenguaje se entiende, ya que el lenguaje se desarrolla en el niño a través de vías auditivas, que son una sucesión de sonidos en un tiempo mientras que el espacio se percibe visualmente como un aquí y ahora presentes. Y es sabido que el niño entiende más el tiempo presente al tener poco pasado y no haber desarrollado estructuras mentales que prevean aún el futuro.



Los siguientes ejercicios nos resultarán, sin duda, útiles:



1.- Dibujos en cuadrícula con órdenes de izquierda, derecha, arriba, abajo. El propio cuerpo sirve de referencia para realizar órdenes de seguir una cuadrícula según las orientaciones que les dictan algunos conceptos espaciales. Al mismo tiempo son ejercicios de discriminación perceptiva y necesitan focalizar intensamente la atención para no equivocarse al contar las cuadrículas.



Al tener que repetir muchas veces los mismos giros según los conceptos-órdenes que cada vez se le indican, la estrategia para automatizar estos conceptos espaciales es claramente la de la repetición.



2.- Reconocer izquierda-derecha en objetos y personas, por relación a uno de ellos. Es también el propio cuerpo el referente principal para partir de un objeto y reconocer lo que está a su izquierda y a su derecha. Este será el ejercicio más fácil, lo mismo que cuando se trata de orientar objetos poniéndose en la posición de un niño de espaldas.



3.- Orientación norte, sur, este, oeste. Estos conceptos espaciales le deben ayudar a reconocer un sistema de referentes espaciales más amplio, geográfico, que sirve para todas las situaciones en el globo terráqueo.



4.- Copia simétrica de figuras. Muchos seres presentan una realidad espacial en la que podemos distinguir dos partes similares separadas por un eje de simetría. Muchos de los dibujos de los niños tendrán que tener esa característica. Por ello el realizar copias de figuras simétricas idénticas en todo excepto en su orientación espacial, flexibiliza su sentido del espacio.



http://www.infantil.profes.net/archivo2.asp?id_contenido=37837

2 comentarios:

Angeles Albalate dijo...

Hola!
Me ha parecido interesante el artículo y lo he utilizado como un enlace en el blog que escribo:
http://15unidadesdidacticas.blogspot.com
Gracias y saludosss

Anónimo dijo...

Hola me gustaría saber que actividades con material reciclado podría hacer para desarrolla el espacio y e tiempo.....Gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...